¡Feliz Adviento!

 
El Adviento es el primer período del año litúrgico cristiano, y consiste en un tiempo de preparación para celebrar la solemnidad de la Navidad (nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios, que decidió hacerse pequeñito para poder entendernos mejor y salirnos al encuentro de un modo que lo pudiésemos entender).
 
El Adviento dura CUATRO DOMINGOS y el signo más característico para los cristianos es la Corona de Adviento. Cada domingo se va encendiendo una vela indicando en qué domingo de Adviento estamos.
 


Mc 13, 33-37

“Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: ¡velad!”

 

Nos hablan de “vigilancia” y pensamos en la policía, cámaras de video, seguridad. Pero, originariamente, vigilar es tomar conciencia, estar despierto…

Unos vigilan porque tienen miedo de que suceda algo malo; nosotros, por indicación de Jesús, vigilamos porque deseamos intensamente lo que Él nos viene a traer.

 

Oración:

“Despierta, Jesús, mi corazón,

que se olvidó de amarte.

Despierta, Señor, mi deseo de verte,

porque ando distraído con muchas imágenes vacías.

Despierta, Maestro, mi fe adormecida,

para que se renueve en mí la Esperanza”